«¡A ver quién era el guapo que le decía que no a Villa!», afirma el SOMA sobre las facturas

facturas-keEF-U21277318733732D-575x323@El Comercio

Los gastos personales que el exlíder minero cargó al sindicato confirman que tenía todo el control sobre la organización

 

D.F. en El Comercio

 

Huevos, discos, películas -la mayoría de vaqueros y de Clint Eastwood-, bolígrafos, perfumes, vino, turrón, pasteles, fruta,… La lista de productos que José Ángel Fernández Villa compró con cargo a las tarjetas del SOMA es amplía. Por un lado, reflejan los gustos que el líder del líder del sindicato minero (el flamenco, musical; la política y los deportes, literario), pero, sobre todo, demuestran que Villa tenía todo el control sobre la organización que dirigía. Solo así se entendería que se dieran de paso ese tipo de cargos contables, cuyas facturas fueron publicadas en exclusiva este domingo por EL COMERCIO. «Pero, ¡a ver quién era el que le decía que no», afirman desde el propio sindicato.

 

Ver esas facturas ha dejado en estado de ‘shock’ a la organización minera. «Desconocíamos que hubiera pasado ese tipo de gastos», afirma un actual dirigente del SOMA-Fitag-UGT. «Siempre hubo comentarios en los chigres de todo tipo, pero nadie, en ningún órgano interno ni en ningún otro lado llegó a decir lo que había», añade.

 

Tras repudiar que Villa haya llegado a cargar en las cuentas de la organización algunas compras personales, como una docena de huevos, helados o perfumes comprados en tiendas de los aeropuertos, este mismo dirigente sindical se asegura que «hay que tener en cuenta el momento en el que se efectuaron aquellos pagos -entre 2009 y 2012-. ¡Quién era el guapo que le decía que no!», en referencia a la fuerte personalidad que siempre ha caracterizado a Fernández Villa en su faceta sindical al frente del SOMA.

 

Anticorrupción

 

El exsecretario general del sindicato tiene abiertos dos frentes judiciales a la vez. Por un lado, la instrucción que se lleva a cabo en Asturias a raíz de la demanda interpuesta por este sindicato por apropiación indebida. Por otro, la investigación que ha abierto la Fiscalía Anticorrupción para determinar el origen de los 1,2 millones que el exlíder sindical regularizó en la amnistía fiscal decretada durante el primer mandato de Mariano Rajoy.

 

Esta Fiscalía mantiene abiertas estas diligencias y desvincula ambos casos, el de la querella del SOMA y sus pesquisas. Anticorrupción sospecha que buena parte de los 1,2 millones de euros regularizados por José Ángel Fernández Villa en la amnistía fiscal proceden de las obras del geriátrico de Felechosa (Aller). Una macrorresidencia cuyo coste final alcanzó los 32,5 millones, después de exceder con creces el presupuesto inicial, y que fue financiada con los fondos mineros en beneficio del Montepío de la Minería, en el que Villa siempre tuvo un papel destacado y cuya presidencia ostentaba su íntimo amigo, José Antonio Postigo, quien también acudió a la amnistía fiscal para regularizar 360.000 euros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s