Longo: “Tenemos razones fundadas para sospechar de que los 72 millones de euros destinados a constituir el INS se desviaron a la construcción del HUCA”

5242_1

“Estamos asistiendo al desvalijamiento del admirado Instituto Nacional de Silicosis, una estafa perpetrada por Javier Fernández a toda la sociedad asturiana”

“A pesar de contar con un ejemplo de lo que debe de ser la investigación y la generación de riqueza a partir de la biomedicina, la están dejando desvanecerse sin prestarle atención”

Intervención del portavoz de Sanidad de FORO en la Junta General, Albano Longo, en su proposición no de ley, sobre remisión a los Grupos Parlamentarios de la Junta General de diversa documentación relativa al Instituto Nacional de Silicosis.

“FORO presenta en el día de hoy esta proposición no de ley sobre una entidad que ha sido uno de los baluartes de nuestra sanidad durante décadas, así el Instituto Nacional de Silicosis, que comenzó su andadura en el año 1970, cuando Asturias contaba con más de 25.000 mineros, se convirtió pronto en referencia de todo lo relacionado con la minería, no solo del carbón, sino también en todo lo relacionado con la neumología ocupacional y procesos respiratorios de todo tipo.

El INS era símbolo de una sanidad puntera y de vanguardia, y muestra de orgullo de todos los asturianos. Y es que el reconocimiento de Silicosis como centro de referencia, ha tenido siempre repercusión tanto nacional como internacional, así su departamento técnico, compuesto principalmente por Ingenieros de minas y Químicos, trabajan a día de hoy en empresas con riesgo por polvo y sílice de todo el mundo, y financian con su actividad las arcas del Principado. Más de 600.000 euros captó dicho departamento en el año 2014, a pesar de la crisis. Más de 600.000, y no 40.000 como afirmó el señor Consejero en su intervención del pasado mes de febrero en este Parlamento, demostrando así su desconocimiento total de las actividades de esta institución. Por otro lado, en la parte asistencial y dentro de la Neumología Ocupacional, médicos neumólogos altamente especializados realizan valoraciones de enfermedades respiratorias ocupacionales como la silicosis, la asbestosis, entre otras, recibiendo pacientes de dentro y fuera de nuestra región.

Nuestra iniciativa consta de seis puntos:

Primero. Un Informe acompañado de la correspondiente memoria económica sobre el destino e inversión de los setenta y dos millones de euros que, según afirma el actual Gobierno Regional, se han invertido en el nuevo INS de La Cadellada.

Dicho reconocimiento tanto nacional como Internacional llevó a que el 3 de abril de 2006, el entonces Ministerio de Sanidad y Consumo y el Consejero de Salud y Servicios Sanitarios del Principado de Asturias suscribieran un Convenio sobre la financiación de la nueva sede del Centro Nacional de referencia en enfermedades respiratorias de origen laboral y medioambiental en el marco del Plan Director del nuevo HUCA. Dicho convenio fue publicado en el BOE de 4 de mayo de 2006.

En este Convenio, la Administración General del Estado, y, en su nombre, el Ministerio de Sanidad y Consumo, una Administración socialista, se comprometía a aportar 72.000.000 € distribuidos en las siguientes anualidades: Año 2006: 18.327.090 €, Año 2007: 18.000.000 €, Año 2008: 18.000.000 €, Año 2009: 17.672.910 €. Además de esta financiación, el Convenio recoge la creación y funciones de una Comisión Mixta de Seguimiento y Control. Se celebraron reuniones de la Comisión Mixta de Seguimiento y Control, constituida por miembros del Ministerio y de la Consejería de Salud y Servicios Sanitarios del Principado de Asturias, éstas tuvieron lugar los días 3 de octubre de 2006, 17 de abril y 7 de noviembre de 2007, 12 de marzo y 22 de octubre de 2008, 7 de mayo y 15 de octubre de 2009 y 25 de octubre de 2010. En cada una de ellas se fueron aprobando las liquidaciones correspondientes. La Comisión Mixta, en su última reunión de 25 de octubre de 2010, y al haberse producido la liquidación definitiva de las aportaciones a cuya entrega se obligó la Administración General del Estado (y haberse justificado por la Comunidad Autónoma la efectiva dedicación de las cantidades recibidas a la financiación de la nueva sede del Centro Nacional de referencia en enfermedades respiratorias de origen laboral y medioambiental), quedó extinguido el Convenio y concluidos los trabajos de la Comisión Mixta de Seguimiento y Control creada para el caso.

Sin embargo, y pese a reiteradas iniciativas parlamentarias, el señor Consejero de Sanidad se ha negado sistemáticamente a trasladarnos el destino final de los 72 millones de euros aportados por el Estado, sin ir más lejos el pasado 23 de febrero, durante su comparecencia, afirmaba textualmente, y pese a conocer previamente el tema a tratar, que ‘no lo traigo en la cabeza’, y nos remitía a la Sindicatura de cuentas.

Por tanto, el primer punto de nuestra iniciativa solo busca la transparencia, y es que pese a que el Estado aportó hasta el año 2010, 72 millones de euros para la construcción del Instituto Nacional de Silicosis en el nuevo HUCA, los socialistas obstaculizan sistemáticamente dar a conocer el destino real de estos fondos.

De ahí este punto, que para el actual Gobierno Regional, no debería suponer ninguna complicación, y que incluso podríamos recibir los parlamentarios antes de la finalización del actual periodo parlamentario.

Y no estamos diciendo que esperábamos un edificio asistencial segregado del resto, si no saber si se cumplió adecuadamente el convenio y los millones que iban destinados al denominado Centro Nacional de referencia en enfermedades respiratorias de origen laboral y medioambiental, que continuaría y ampliaría la labor desempeñada por el Instituto Nacional de Silicosis desde los años 70, fueron realmente invertidos en este centro de referencia y no en otro cometido.

Y es que permítanme sus señorías, pero si nos fijamos en el nuevo HUCA no vemos por ningún lado invertida la ingente cantidad de dinero que se debería de haber destinado al nuevo INS. Tan solo encontramos un edificio a medio equipar en el que, a día de hoy, falta el mobiliario, que alberga el departamento técnico y los laboratorios de Investigación, y que apenas supone ni el 5 % de la cuantía aportada por el Ministerio. Desde FORO tenemos razones fundadas para sospechar de que los 72 millones de euros destinados para constituir el centro de referencia nacional en enfermedades respiratorias se desviaron a la construcción del HUCA en general.

Estamos asistiendo al desvalijamiento del admirado Instituto Nacional de Silicosis, una estafa perpetrada por Javier Fernández a toda la sociedad asturiana.

Segundo, la definición de la plantilla orgánica del departamento técnico del INS de la que se dispondrá en las instalaciones de la finca de la Cadellada.

Lo que buscamos con este segundo punto, es asegurar que la actividad del departamento técnico se mantendrá en el futuro, y es que los datos son tozudos, y así paulatinamente se ha ido debilitando el que era un departamento técnico potente que estaba formado por 7 ingenieros con plaza en propiedad, 4 de ellos con categoría de jefes de servicio, a cinco interinos, amortizando ya las jefaturas de servicio.

En la comparecencia del 23 de febrero, el Consejero nos trasladaba que el departamento técnico contaba ahora con 3 ingenieros superiores, 2 ingenieros técnicos, y 2 químicos, sin embargo, ninguno de ellos cuenta a día de hoy con una plaza en propiedad, una muestra más de la precariedad laboral que se vive en la sanidad asturiana, y cuando la estabilidad laboral es básica para que los profesionales puedan desarrollar con garantías y motivación su actividad.

No olvidemos que el departamento técnico realiza una gran actividad más allá de nuestras fronteras, y goza del reconocimiento nacional e internacional estableciendo convenios con distintas administraciones y empresas, y es la obligación de este Parlamento velar por su fortalecimiento y viabilidad.

Y es que si permanecemos indiferentes ante esta situación, a la vuelta de unos años nos quedaremos con un departamento técnico cada vez menos dotado, en el que ni tan siquiera se reinvertirán los fondos obtenidos por su trabajo fuera de Asturias, así como los ingresos que su laboratorio genera. Recordemos, nuevamente, que dichos ingresos superaron los 600.000 euros el año pasado, y se han difuminado en la Sanidad, sin revertir en el propio INS.

En cuanto a la investigación, relativa al estudio de enfermedades laborales de origen pulmonar a buen seguro se diluirá en la FINBA, dando la puntilla a la tercera vertiente de lo que era Centro de Referencia, y como muestra evidente y palmaría, se encuentra la supresión que se ha realizado de los servicios de Anatomía Patológica y Fisiología Respiratoria, que en otros tiempos eran básicos para el INS.

Tercero. La definición de la plantilla orgánica del Departamento Médico del INS de la que se dispondrá en las instalaciones de la finca de la Cadellada.

Desde FORO no nos oponemos a que los trabajadores, en los que desgraciadamente no ha sido posible prevenir las enfermedades de origen laboral, ingresen en las plantas de hospitalización del área de pulmón, pero lo que sí creemos es que, es necesario mantener la especialización de los neumólogos del INS, sin embargo tenemos que lamentar que la realidad organizativa actual hace que ni un solo neumólogo ocupacional se dedique exclusivamente a estas funciones, aplicando sus esfuerzos en atender otras enfermedades sin relación alguna con la exposición laboral. Con lo que sin facultativos altamente especializados será difícil atraer a pacientes de toda España para recibir tratamientos punteros, y tenderemos a convertirnos en una unidad de neumología más que tratará principalmente a pacientes asturianos.

Por otro lado los neumólogos del Área de Pulmón, carecen de plantilla orgánica y se han amortizado las plazas específicas del Instituto Nacional de Silicosis, lo que demuestra, sin lugar a dudas, que se ha diluido absolutamente en el nuevo hospital esta prestigiosa institución.

Con el traslado al nuevo HUCA, el Gobierno de Javier Fernández ha hecho desaparecer, difuminando absolutamente con el resto de neumología, la especificidad del INS, que en su momento salvo vidas y mejoró la calidad de vida de miles de trabajadores de Asturias y de toda España.

Cuarto. La delimitación, dentro del nuevo HUCA, de los locales de consulta, despachos médicos, y salas de técnicas especiales que se destinarán al INS.

Y es que imaginamos que habrá locales e instalaciones específicas del INS, que los ciudadanos debemos de conocer y que el Gobierno Regional debe indicar y delimitar.

Quinto. Un protocolo o convenio para definir como ha de hacerse el seguimiento de los pacientes ingresados en el HUCA o atendidos en las consultas del Área de Gestión Clínica del Pulmón con enfermedades respiratorias de origen laboral o medio ambiental.

Este punto obedece a que, dentro del Área de Gestión Clínica del Pulmón, encontramos que la parte de Neumología actualmente tiene mezcladas la parte de enfermedades neumológicas ocupacionales y la parte de enfermedades neumológicas tradicionales como: Asma, EPOC, cáncer, etc, siendo de vital importancia diferenciar la parte de neumología ocupacional y medio ambiental, mediante un protocolo que permita registrar, controlar y seguir a los pacientes ingresados y atendidos en el HUCA por estas causas.

Sexto. Documento de trabajo para iniciar la dotación al INS de una entidad jurídica propia que evite problemas como los existentes en la actualidad, para el futuro.

Parece claro que la integración del Instituto Nacional de Silicosis en el nuevo HUCA está suponiendo la disolución absoluta de esta antigua y prestigiosa institución asturiana, conduciéndola a su liquidación a corto plazo. Con una actividad asistencial sanitaria diluida en el área de Gestión Clínica del Pulmón, una parte de investigación fagocitada por la FINBA (Fundación para la Investigación Biosanitaria de Asturias), un departamento técnico cada vez menos dotado en cuanto a recursos humanos y materiales se refiere, y donde ni tan siquiera se reinvierten los fondos que genera, y finalmente un área de consultas y hospitalización que parece se limitará a las patologías respiratorias de los asturianos perdiendo su vocación y especificidad de centro de referencia nacional e internacional.

En relación a este asunto el señor Consejero de Sanidad nos preguntaba el pasado 23 de febrero durante la comparecencia sobre el INS : ‘Oiga, ¿podría decirme en dos minutos qué entiende usted por entidad jurídica propia? Yo sólo le pido que en dos minutos me describa lo que es una entidad jurídica propia, porque mire, la sanidad asturiana, que tiene múltiples centros por toda la geografía, ninguno tiene entidad jurídica propia. O sea que yo, si me desarrolla esa idea, la estudiamos y le contesto, pero yo prefiero que usted la desarrolle un poquito más, porque a lo mejor así cogemos un poco la idea’.

Pues miren, la respuesta es muy sencilla, tener entidad jurídica propia, en la forma que en derecho proceda, es permitir que el INS actúe realmente, de acuerdo a los cometidos que le confiere la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, sin encontrarse la cortapisa administrativa inherente a estar integrado en un hospital provincial.

El INS a día de hoy no puede prestar servicio alguno fuera del Principado de Asturias, fuera del entorno sanitario, y si lo sigue realizando es con un esfuerzo y apoyo personal, a diferentes niveles, tanto dentro del propio Instituto como en otros ámbitos de la Administración autonómica y central, de personas que creen firmemente en esta Institución y agradecen su labor.

El INS hoy está ausente de las propuestas autonómicas para luchar contra la silicosis que se llevan a cabo en otras Comunidades Autónomas: Galicia, Andalucía, Extremadura. Está ausente del debate que mantiene la Seguridad Social con los agentes representativos sobre la conveniencia de dotar a los silicóticos de primer grado de cobertura.

El absurdo llega al extremo de que el INS está ausente de los grupos de trabajo que determinan los valores límites a que pueden estar sometidos los trabajadores de polvo con sílice.

Y todo lo anterior es debido a que los Gobiernos socialistas han conseguido que ya no exista el INS al que se refiere la ley, limitándose a unos trabajadores inmersos en un hospital provincial, sin capacidad alguna de actuar fuera de su propio ámbito.

Nada menos que esto, señor Consejero es lo que se evitaría, de contar el INS con una Entidad Jurídica Propia.

Por lo que si queremos, de veras, desde este parlamento garantizar y blindar la permanencia futura y la singularidad del INS, una alternativa válida a derecho sería dotar al INS de entidad jurídica propia, tal y como propuso y apoyó por unanimidad la Junta de Participación del INS, lo que permitiría que pese a que estuviese integrada en el HUCA mantuviese su independencia, evitando así su desaparición, prácticamente ya consumada.

Desde FORO solicitamos el apoyo incondicional de todos los Grupos Parlamentarios de esta Cámara en la defensa de uno de los más preciados patrimonios del pueblo asturiano.

Esta iniciativa tiene como objetivo principal salvaguardar el futuro de una entidad única que el actual Gobierno de Javier Fernández está desmantelando, de una manera planificada y silenciosa, aprovechando el traslado al nuevo HUCA, infravalorando sus inmensas posibilidades, cuando la sociedad española e internacional están demandando mayor atención a las enfermedades profesionales, definido como uno de los males ocultos de nuestra sociedad, y cuando otras instituciones intentan emular el binomio técnico-médico del que el INS fue pionero.

Y concluyo recordando las palabras del candidato a la presidencia del Principado de Asturias, Javier Fernández cuando afirmaba aquel 22 de mayo del 2012 :

‘Llamo la atención sobre un asunto que a veces suele ser obviado o minusvalorado: el riquísimo nicho de conocimiento, investigación, y desarrollo tecnológico que supone la sanidad pública, que puede verse multiplicado exponencialmente con la entrada en funcionamiento del nuevo hospital. La biotecnología y la biomedicina son campos de investigación y empleo que debemos fomentar’.

Pues ya vemos que no hay correspondencia entre las palabras y los hechos del Presidente Fernández, quien a pesar de contar en Asturias con un claro ejemplo de lo que debe de ser la investigación y la generación de riqueza a partir de la biomedicina, está dejando desvanecerse sin prestarle la más mínima atención.

Muchas gracias”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s